×

Mensaje

Failed loading XML... Start tag expected, '' not found

El Gobierno ya ha cerrado la lista de actividades que podrán acogerse a los Ertes hasta el próximo 31 de enero, según el Real Decreto-Ley acordado este martes en el Consejo de Ministros. Entre los principales sectores afectados, hoteles, alojamientos turísticos, transporte aéreo, cines y todo tipo de ocio.

El Gobierno ha ratificado hoy el acuerdo alcanzado con las organizaciones empresariales y sindicales para prorrogar las condiciones especiales de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el próximo 31 de enero. Estas son las nuevas reglas que regirán esta herramienta los próximos cuatro meses.

Las empresas que tengan vigentes expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) con origen en la pandemia deberán formular una nueva solicitud colectiva de prestaciones por desempleo antes del 20 de octubre, según consta en el Real Decreto-Ley que prorroga los ERTE hasta el 31 de enero publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

El objeto de esta orden es establecer, con carácter temporal y excepcional, medidas específicas de contención y prevención necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus (COVID-19), en las localidades o parte de ellasen las que la autoridad sanitaria competente adopte medidas de restricción a la movilidad.

El Consejo de Ministros aprobará este martes la nueva prórroga de los Ertes hasta el 31 de enero, independientemente de que la patronal -que se reúne a primera hora de la mañana para decidir su posición- no se sume al preacuerdo que sí han alcanzado al respecto el Gobierno y los sindicatos mayoritarios. La fecha es inaplazable, ya que la normativa que regulaba los Erte vinculados al coronavirus expiraba este miércoles 30 de septiembre.

El modelo laboral de las plataformas digitales de reparto, asentado en autónomos, ha sufrido un golpe durísimo este miércoles. El Tribunal Supremo ha fallado que los repartidores riders son asalariados. O dicho desde el otro lado de la regulación: son falsos autónomos.

El Consejo de Gobierno aprobó un decreto ley con carácter extraordinario de medidas para paliar los efectos de la crisis sanitaria en los pequeños autónomos, especialmente los dedicados al ocio nocturno e infantil, muchos de los cuales se ven abocados a cerrar su actividad por la pandemia. El decreto contempla ayudas de 900 a 1.200 euros para el pago de los arrendamientos o alquiler de los negocios a los que tienen que hacer frente.

Según el escrito, el empresario deberá firmar un acuerdo con el empleado y asumir los gastos en el domicilio. Gobierno y agentes sociales alcanzan un preacuerdo para regular el teletrabajo en el sector privado.